CHILE UNA FOTO UN RELATO 03 ECLIPSE EN ISLA DE PASCUA, JULIO DE 2010

Al amanecer del domingo 11 de julio de 2010 aterricé en Hanga Roa. La intensa lluvia de los días anteriores había amainado y ya se veían algunos claros en el cielo. Me junté con mi amigo Pablo Sepúlveda, de Pared Sur Expediciones, quien ya llevaba varios días a la espera del fenómeno. Como ambos habíamos estado varias veces en la isla, teníamos claro que el Ahu Tongariki sería la locación elegida. El ambiente era de fiesta. Cientos de turistas, viajeros, científicos y fotógrafos de todo el mundo, buscaban el lugar óptimo y exhibían una impresionante variedad de equipos tecnológicos. Pasado el mediodía, llegamos a la explanada de Tongariki. Estuvimos poco más de una hora esperando, hasta que poco a poco, la luz se fue apagando como si fuese el atardecer. Pero no un atardecer como cualquier otro, pues la luz no tenía la calidez propia del final del día. De pronto, una oscuridad casi total se apoderó de la isla. En medio de esta inusual “noche a mediodía”, todos gritaban de emoción, mientras yo intentaba captar con mi cámara análoga este momento único e irrepetible que duraría escasos minutos. Con impotencia, veía como el reloj avanzaba a pasos agigantados. En vano, intentaba detener el tiempo. Sin dar tregua, la luz llegó nuevamente y la isla de Pascua volvió a la normalidad. La de un día cualquiera a las dos de la tarde. Pablo Valenzuela Vaillant

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *